Los grados de dependencia

Comparte el artículo:

Share on email
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Las personas ven alteradas sus capacidades debido al deterioro propio de la edad, por enfermedades como el Alzheimer o las secuelas como puedan ser las provocadas por un Ictus. En 2006 fue aprobada la Ley de promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia o más conocida como Ley de dependencia. Esta legislación trata de promocionar servicios y prestaciones para favorecer la autonomía personal y ayudar a los cuidados necesarios. Para poder ser beneficiario de esta ayuda, uno de los requisitos es determinar el grado de dependencia. Analizamos qué es y qué tipos existen. 

¿Qué es el grado de dependencia?

El grado de dependencia consiste en la mayor o menor necesidad que una persona tiene para poder realizar las actividades básicas en su vida diaria. La administración pública es la única que puede determinar el grado de dependencia. El servicio de valoración de dependencia visita el domicilio y un profesional cualificado realiza la evaluación y determina en qué grado se encuentra la persona. El nivel de dependencia va a determinar a qué servicios y en que grádo podemos tener acceso, así como el importe de las ayudas que podamos tener derecho a percibir, pero ¿cuáles son los grados de dependencia?

Grados de dependencia

Los grados de dependencia se clasifican en moderado, severo y gran dependencia. Cada nivel se asocia con la capacidad de la autonomía personal.

  • Grado dependencia moderada. La dependencia modera o Grado 1 es el nivel más bajo. En este escenario se engloba a las personas que pueden realizar sus tareas diarias, pero necesitan apoyo puntual, al menos una vez al día.
  • La dependencia de grado 2 o gran dependencia es el nivel intermedio. En estos casos se trata de una dependencia severa. La persona requiere de ayuda dos o tres veces al día sin necesidad de tener una persona pendiente de forma permanente.
  • La gran dependencia o grado tres se refiere al nivel más alto. Una persona en estas circunstancias tiene una dependencia total y necesita la atención de un profesional cualificado.

Revisión del grado de dependencia

La situación de la persona dependiente puede sufrir cambios, tanto por  empeoramientos como por mejoras. Por este motivo, los grados de dependencia pueden ser revisados. Dicha revisión debe solicitarse a la autoridad competente dependiente de la Comunidad donde se reside. Para formalizar la revisión debe rellenarse un formulario y aportar un informe de salud que indique el agravamiento o mejora del solicitante.

En Adapta tu Casa somos conscientes de que en ocasiones, los trámites a realizar con la administración pueden resultar engorrosos, y difíciles de entender, por eso en Adapta tu casa contamos con un equipo de profesionales entre los que destacan los Trabajadores Sociales, que serían los encargados de analizar su caso trazando un plan de acción en el que se deben definir los siguientes puntos de la intervención:

  1. Definición de Objetivos
  2. Áreas de Intervención
  3. Valoración del entorno

La razón de ser de este servicio es poder ayudar a las personas dependientes y a sus familias a entender la situación en la que se encuentran y hacia la que se dirigen, y facilitarle no solo las gestiones ante la administración, sino explicarles todos los servicios que pueden tener a su disposición, y la forma de acceder a ellos (ya sean de ámbito público o privado).

Nuestro objetivo es valorar cada caso personal y ofrecer todas las posibilidades para mejorar la autonomía de las personas en su día a día ¡Contacta con nosotros!